20 presas ponen en riesgo el patrimonio del Perú - Waterkeeper

20 presas ponen en riesgo el patrimonio del Perú

Por: Marañón Waterkeeper

Por Ben Webb y Bruno Monteferri con Río Marañón Waterkeeper
Fotos de Ben Webb

Ayúdanos a proteger este tesoro insustituible. Regístrese hoy para recibir nuestras actualizaciones por correo electrónico. 

La compañía de energía que ha estado planeando la represa de Veracruz en el río Marañón durante casi una década invirtió mucho en presentar el proyecto a las personas más poderosas de Perú. Pero lo que no hizo fue hablar mucho con la comunidad local sobre lo que destruiría la presa.

Lo hicimos.

En las visitas al área que se inundaría si la presa se construyera en el Marañón, que es un afluente principal del Amazonas, preguntamos a la población local si la inundación pondría en peligro los sitios arqueológicos. Nos llevaron a tres sitios con pictografías antiguas.  

A principios de este mes, trajimos al arqueólogo peruano Daniel Castillo Benítez, especialista en arte rupestre, a visitar las pictografías para que pudiera iniciar el proceso oficial de documentación de este patrimonio insustituible con el Instituto Nacional de Cultura.    

Esta visita fue, hasta donde sabemos, el primer paso en el proceso oficial de documentación del patrimonio cultural que podría perderse si se construyeran las presas. Es importante señalar que la visita no se realizó a pedido de nuestro gobierno, ni a pedido de la rica empresa que construiría la presa, sino a pedido nuestro. (También encontramos fondos para el viaje). 

Antecedentes: en 2011, Perú aprobó una ley que declaraba que la construcción de 20 presas en el tronco principal del Marañón, incluida la presa de Veracruz, era de “interés nacional”. 

Lo que se vuelve cada vez más claro es que nadie en el poder, ni antes ni después de la declaración, hizo la debida diligencia para determinar el interés local o el verdadero interés nacional. 

Cuando la empresa que proyectaba la represa de Veracruz, la Compañía Energética Veracruz SAC, solicitó un Proyecto de Evaluación Arqueológica con el Instituto Nacional de Cultura, el Instituto inicialmente lo aprobó, pero lo anuló meses después, al encontrar que la empresa no había consultado adecuadamente con la población local. .

La empresa también presentó una solicitud para obtener un certificado de la oficina regional de Cultura de la región de Cajamarca. Este certificado declararía “la inexistencia de restos arqueológicos” dentro del área del proyecto en el estado, un área de aproximadamente 1,189.86 hectáreas, o 4.6 millas cuadradas. Pero el trabajo de campo posterior del Instituto encontró dos sitios arqueológicos. El certificado, requerido si se va a construir la presa, fue denegado. 

El Ministerio de Cultura también confirmó en noviembre de 2019 que no había otorgado un certificado a la empresa declarando que no hay “restos arqueológicos” dentro del área del proyecto; Tampoco hubo aprobación formal para un Proyecto de Evaluación Arqueológica, que se necesita antes de que pueda comenzar la construcción. 

Parece justo decir que la Compañía Energética Veracruz SAC no investigó mucho antes de declarar que no había restos arqueológicos en el área.

Nuestra experiencia lo subraya. 

“Encontramos” los tres nuevos sitios que visitó el profesor Castillo Benítez simplemente preguntando a la comunidad local de Lonya Grande. Es difícil creer que el equipo que trabaja en la presa de Veracruz, un proyecto de $ 1.5 mil millones de dólares, no pudo haber localizado estas pinturas por sí mismo. Y es justo suponer que más conversaciones con la población local probablemente conducirán a conocer más sitios arqueológicos en esta área.

Estos son solo algunos de los problemas que presenta la represa de Veracruz y el plan general para represar el Marañón. 

Si se construyeran todas las presas, inundarían un área de 7,000 kilómetros cuadrados (2,703 millas cuadradas), poniendo en peligro innumerables especies endémicas y desplazando a más de 1,000 personas. También es cada vez más claro que las evaluaciones de impacto ambiental que hicieron las empresas para todas las represas fueron tan malas e incompletas como la evaluación arqueológica realizada para Veracruz.

También hay otros problemas administrativos con las presas, más allá de los certificados sobre artefactos arqueológicos. Recientemente solicitamos registros gubernamentales sobre las represas y descubrimos que los certificados ambientales han expirado tanto para Veracruz como para otra represa en el cañón del Marañón, la Chadin II. Nuevamente, estos certificados deben estar actualizados antes de que pueda comenzar la construcción de las presas. 

En el caso de Chadin II, no solo ha caducado el certificado ambiental, sino que la empresa tampoco tiene un certificado que demuestre que no hay restos arqueológicos en la zona. El proyecto necesita ambos si se va a construir. La empresa tampoco ha iniciado operaciones dentro del plazo establecido en el contrato, lo que le da al gobierno motivos para retirar el contrato. Pedimos al gobierno que lo haga.

Está claro quién se beneficiaría de estas represas. También está claro que si se construyen, las pérdidas que generarían son incalculables.

La empresa que construye la represa de Veracruz, Compañía Energética Veracruz SAC, solicitó recientemente una extensión de 10 años en sus certificados, alegando que el nuevo descubrimiento de pictografías fue un fuerza mayor, o circunstancias imprevisibles, que le impidieron cumplir con su contrato.

Pero el descubrimiento de estos pictogramas fue una circunstancia totalmente previsible. El gobierno encontró dos cuando miró. Encontramos tres más cuando miramos.  

Nuestros descubrimientos dejan en claro que la empresa apenas se fijó en nada. 

Ahora quiere usar estos descubrimientos para ganar más tiempo, tiempo para construir una presa que podría destruir tanto, incluido nuestro patrimonio cultural irremplazable, un patrimonio descubierto con unas pocas visitas simples a las personas cuyo pasado y presente se vería alterado. si se construyeran estas presas.

Es por eso que pedimos al gobierno de Perú que detenga la construcción de cualquier represa hasta que se completen las evaluaciones de impacto ambiental y arqueológico real. 

Como Monti Aguirre, coordinadora del programa para América Latina de International Rivers, ha dicho en el pasado, las represas causarán “graves problemas para toda la cuenca del Amazonas."

“No hay una evaluación de impacto acumulativo, ni una evaluación de impacto ambiental transfronteriza, ni una contabilidad del impacto que estos proyectos tendrían en los medios de vida de las personas y la producción de alimentos, ni un estudio sobre cómo el cambio climático afectará el desempeño de estos proyectos”, dice. . "Estudios serios probablemente podrían mostrar que no hay necesidad de ninguno de ellos".

Exigimos que el gobierno insista en estas evaluaciones antes de que el proyecto avance. Las evaluaciones deben incluir un amplio alcance a la población local. Las evaluaciones deben incluir un examen exhaustivo de lo que estas represas significarán para los medios de vida y la producción de alimentos de las personas. Deben incluir evaluaciones de impacto ecológico acumulativo real, incluidos los impactos transfronterizos. 

Está claro quién se beneficiaría de estas represas. También está claro que si se construyen, las pérdidas que generarían son incalculables. 

La construcción de las presas aún no ha comenzado. Hacemos un llamado al gobierno de Perú para que insista en que la empresa analice detenidamente los verdaderos costos humanos y culturales de la construcción de estas presas antes de mover una sola pala de tierra. Hay demasiado en juego para hacer lo contrario. 

[limitado. tiempo]
[limitado. tiempo]