EWG y Waterkeeper Alliance: Las granjas avícolas amenazan desproporcionadamente a las personas negras, nativas americanas y latinas en Carolina del Norte - Waterkeeper

EWG y Waterkeeper Alliance: Las granjas industriales avícolas amenazan desproporcionadamente a las personas negras, nativas americanas y latinas en Carolina del Norte

Por: Waterkeeper Alliance

113 millones de pollos y pavos solo en tres condados del este

Los residentes predominantemente negros, nativos americanos y latinos de tres condados del este de Carolina del Norte ahora viven con 30 millones más de pollos y pavos que hace ocho años, según una nueva investigación por el Grupo de Trabajo Ambiental y Waterkeeper Alliance.

El informe y el mapa de los grupos muestran que, de 2012 a 2019, el número estimado de pollos y pavos en los condados de Duplin, Sampson y Robeson aumentó de 83 millones a 113 millones, un aumento del 36 por ciento. Esto es más del doble de la tasa de crecimiento en los otros 97 condados del estado.

La creciente población de pollos y pavos en los tres condados podría producir un millón de toneladas de desechos cada año, casi una quinta parte de todos los desechos avícolas estimados en todo el estado. Eso es 4,500 veces el peso de la Estatua de la Libertad.

“La industria avícola de Carolina del Norte se está volviendo loca”, dijo Soren Rundquist, director de análisis espacial de EWG y uno de los autores del informe. "El crecimiento imprudente de las operaciones avícolas, especialmente en los mismos tres condados que ya albergaban a más de la mitad de los cerdos en todo el estado, es alarmante".

En el censo de 2010, el 57 por ciento de los residentes de los tres condados se identificaron como negros, indios americanos o nativos de Alaska, o una de varias otras categorías de no blancos, casi el doble del promedio estatal. El treinta y ocho por ciento de los residentes del condado de Robeson se identificaron como indígenas estadounidenses, la proporción más alta del estado. El condado de Duplin era casi un 21 por ciento de hispanos o latinos, la proporción más alta en el estado, y el condado de Sampson ocupaba el tercer lugar, con alrededor del 17 por ciento.

“El crecimiento descontrolado de las operaciones avícolas en Carolina del Norte tiene un costo elevado para los negros, nativos americanos y latinos del estado”, dijo Will Hendrick. Waterkeeper Alliance abogado senior. "Sin embargo, los legisladores estatales continúan renunciando a su responsabilidad de administrar la industria cárnica y sus impactos en el agua, el aire y la calidad de vida de los residentes".

El mapa interactivo del informe, actualizado desde su publicación original en 2016, muestra la ubicación de cada operación industrial porcina y avícola en el estado, con detalles sobre la cantidad de animales y la cantidad estimada de desechos que podrían producir cada año.

En todo el estado, la cantidad de pollos y pavos aumentó en 90 millones de aves desde 2012, lo que significa que una de cada tres de todas las aves agregadas estaba en los condados de Duplin, Sampson o Robeson. Las más de 4,800 operaciones concentradas de alimentación animal de Carolina del Norte, o CAFO, ahora albergan más de 538 millones de pollos y pavos que podrían producir más de 5 millones de toneladas de estiércol cada año. Eso se suma a los 8.7 millones de cerdos que potencialmente generan 9.2 mil millones de galones de desechos licuados y lodos al año.

Ninguno de los desechos porcinos o avícolas de Carolina del Norte se trata. Los desechos de aves de corral se almacenan en pilas y los desechos de los cerdos a menudo se bombean a enormes pozos al aire libre.

El estado ha sabido durante años que los riesgos de vivir cerca de las CAFO porcinas son asumidos de manera desproporcionada por los residentes negros, nativos americanos y latinos. En 2017, una Agencia de Protección Ambiental revisión de una demanda de derechos civiles que los supuestos impactos discriminatorios del permiso estatal para las operaciones de cerdos llevaron a la agencia a expresar “profunda preocupación” por la discriminación contra los afroamericanos, nativos americanos y latinos de Carolina del Norte.

La demanda se resolvió en 2018 y la cantidad de CAFO porcinas se ha mantenido aproximadamente estable. Mientras tanto, el estado ha permitido que la industria avícola agregue una operación tras otra, casi sin supervisión regulatoria, en los mismos condados que ya son los más afectados por las operaciones porcinas.

“El crecimiento masivo de las operaciones avícolas en la cuenca del río Lumber durante los últimos dos años ha sido devastador”, dijo Jefferson Currie II, Lumber Riverkeeper y miembro de la tribu Lumbee de Carolina del Norte, la mayoría de los cuales vive en el condado de Robeson. "Todo esto se agrava por el hecho de que muchas de estas CAFO se encuentran en llanuras aluviales, lo que pone a las comunidades nativas vulnerables en un riesgo aún mayor".

Miles de CAFO están ubicadas en la llanura costera del estado, que es vulnerable a huracanes y otras tormentas severas. Numerosas instalaciones se vieron afectadas por las inundaciones durante y después de los huracanes Matthew y Florence.

[clase^="wpforms-"]
[clase^="wpforms-"]