Detener el último asalto de la EPA a nuestra salud y nuestro planeta: oponerse al debilitamiento de la regla del metano de la EPA Waterkeeper

Detener el último asalto de la EPA a nuestra salud y nuestro planeta: oponerse al debilitamiento de la regla del metano de la EPA

Por: Kate Hudson

Respondiendo a la presión de la Casa Blanca y la industria de los combustibles fósiles, la EPA está poniendo la protección de nuestra salud y nuestro planeta en la tabla de cortar una vez más. EPA última propuesta de reversión regulatoria eliminaría los requisitos actuales de la Ley de Aire Limpio para controlar las emisiones de metano de nuevos pozos, tuberías y otra infraestructura. También desafía a la autoridad federal para regular el metano como contaminante bajo la Ley de Aire Limpio. El resultado: la contaminación climática de la gran mayoría de los cientos de miles de instalaciones de petróleo y gas del país evitará la supervisión federal crítica en los próximos años. 

¡Necesitamos tu voz! Dígale a la EPA que mantenga fuertes las salvaguardias contra la contaminación por metano para proteger a nuestras comunidades, en lugar de vender a nuestros niños y familias a los peores actores de la industria del petróleo y el gas. Envíe su comentario aquí

No hay duda de que el metano es un supercontaminante, un poderoso gas de efecto invernadero que es 84 veces más potente que el dióxido de carbono para impulsar el cambio climático a corto plazo y responsable de hasta una cuarta parte del calentamiento del planeta. La industria del petróleo y el gas es la mayor emisor de metano en los EE. UU., responsable de casi un tercio de todas las emisiones de metano de EE. UU. Además, una investigación publicada recientemente ha encontrado que las emisiones de metano de la industria del petróleo y el gas son aproximadamente un 60% más altas de lo que la EPA había estimado previamente. En este momento, las instalaciones industriales de petróleo y gas emiten al menos 8.1 millones de toneladas métricas de contaminación de metano al año, con los mismos impactos climáticos que 150 plantas de energía de carbón que operan durante un año. 

Frenar las emisiones ilegales de metano de la industria, como la quema y la ventilación de gas natural de los pozos de petróleo, sería una forma excepcionalmente rentable de frenar el cambio climático. El Grupo de Trabajo de Aire Limpio estima que los estándares actuales de fuentes nuevas de la EPA, si se dejan en su lugar, 1.5 millones de toneladas de contaminación por metano solo en 2025. Si la administración Trump tiene éxito en recortar grandes porciones de la regla, la contaminación innecesaria por metano calentará el planeta a un ritmo significativamente más rápido, socavando, si no eliminando, los posibles beneficios climáticos de la quema de gas natural en lugar de carbón.

La propia EPA ha reconocido que su reglamentación aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero y probablemente degradaría la calidad del aire y dañaría la salud pública. A pesar de esto, el presidente Trump y el administrador de la EPA Wheeler quieren darles a sus amigos de la industria del petróleo y el gas un pase gratuito para poner en peligro nuestra salud y nuestro planeta al hacer retroceder imprudentemente estas protecciones. Esta nueva retroceso propuesto marca otro esfuerzo de Wheeler y Trump para reducir drásticamente la regulación federal de gases de efecto invernadero, incluidas las medidas de la administración para debilitar el Plan de Energía Limpia y los estándares de emisiones de vehículos, ignorando la misión principal de la EPA de proteger nuestra salud y el medio ambiente. La eliminación propuesta de los estándares de contaminación por metano de sentido común de la EPA es un ataque a nuestro medio ambiente que incluso actores clave en las industrias del petróleo, el gas y la energía—Incluidos Shell, BP y Exxon Mobil— han cuestionado. 

No se equivoque: si se permite a la EPA eliminar estos estándares críticos de contaminación por metano, nuestras comunidades pagarán el precio. La reversión imprudente de estas protecciones críticas pondrá en riesgo nuestra salud y nuestro medio ambiente. Y si realmente queremos abordar el cambio climático, debemos reducir significativamente las emisiones de metano de la industria del petróleo y el gas, uno de los principales impulsores del cambio climático. 

ACTÚE AHORA: Dígale a la EPA que nos negamos a retroceder. Juntos, podemos evitar que la administración anteponga los intereses de la industria del petróleo y el gas a las necesidades de nuestras comunidades. Nuestra salud y el futuro de nuestro planeta están en juego.