El generoso o el condenado | Bruno Monteferri, Río Marañón Waterkeeper - Waterkeeper

El generoso o el condenado | Bruno Monteferri, Río Marañón Waterkeeper

Por: Colaborador invitado

Bruno Monteferri hará lo que sea necesario para poner fin al plan masivo para represar y destruir el magnífico río Marañón.

“Pero luego comencé a viajar a las montañas con mis amigos y comencé a apreciar lo que Lima y las afueras de Lima tenían para ofrecer. Me di cuenta de que todavía no quería irme de Perú ”.
Por Lisa W. Foderaro.
Fotos de © Tui Anandi, cortesía de Culture Trip.

Flotando en una balsa a través del llamado Gran Cañón del Amazonas, quienes visitan el río Marañón en Perú por primera vez tienden a guardar silencio. Las bromas habituales sobre los rápidos épicos y la destreza del remo se desvanecen en medio del asombroso paisaje: montañas escarpadas que se elevan a miles de pies de cada orilla; austera vida vegetal aferrada a salientes rocosos; halcones nocturnos que se abalanzan sobre el agua del color del café con leche.

El Marañón es la principal fuente por volumen del legendario río Amazonas. Fluye más de mil millas en un amplio arco al norte de Lima, comenzando en la base oriental de la Cordillera de los Andes. Luego pasa a través de un bosque seco tropical salpicado de cactus y acacias, y luego a través de un bosque lluvioso tropical donde se fusiona con el río Ucayali para formar el Amazonas.

Sin embargo, el Marañón es tan remoto y eclipsado por su poderoso primo, que pocos en Perú, y mucho menos en el mundo exterior, lo han visto.

“La gente sabe sobre el Amazonas, pero no mucha gente sabe sobre el Marañón”, dice Bruno Monteferri, el Río Marañón Waterkeeper, en un viaje reciente de rafting. "Y eso tiene que cambiar, especialmente debido a todas las amenazas".

Un estudio publicado en la revista científica Nature en mayo encontró que casi dos tercios de los ríos más largos del planeta ya no fluyen libremente, y eso es principalmente el resultado de presas y embalses. De los ríos grandes y sin obstáculos restantes, los que tienen más de 1,000 kilómetros, o alrededor de 620 millas, aproximadamente la mitad se encuentran en América del Sur. Pero solo en la cuenca del Amazonas, ahora hay planes para hasta 500 represas, dijeron los autores del estudio. Si bien las represas hidroeléctricas pueden ser renovables, no son "verdes". Entre otras cosas, los ríos que fluyen libremente proporcionan una fuente de alimento fundamental para cientos de millones de personas y nutren la biodiversidad.

Bruno, que es abogado ambientalista, está combatiendo hasta 20 presas propuestas en el Marañón que, según los reclamos de algunos funcionarios del gobierno peruano, son importantes para el futuro energético del país. Pero si se construyeran, desplazarían a miles de indígenas, sumergirían tierras boscosas e impedirían el flujo de sedimentos que nutren los ecosistemas en toda la cuenca del Amazonas.

Si bien muchos de los proyectos de represas hidroeléctricas existen principalmente en teoría, o como puntos en un mapa, varios están más avanzados en la planificación. Dos en particular se encuentran en medio de los cañones del río que recientemente han atraído a los ecoturistas que pasan desde unos días hasta algunas semanas explorando el Marañón en balsa.

Bruno, un visitante frecuente de la playa, recolecta desechos plásticos como parte de una campaña de limpieza.

Para Bruno, un apasionado de la naturaleza, y sus colegas en el río Marañón Waterkeeper, detener esas dos represas, conocidas como Veracruz y Chadin II, es crucial. Chadin II fue propuesto por una subsidiaria de Odebrecht, una gigantesca constructora brasileña que está envuelta en un escándalo de corrupción. Hasta ahora, la investigación ha atrapado a un puñado de ex presidentes de Perú y decenas de funcionarios corporativos, algunos de los cuales ahora están en la cárcel. (O peor: Alan García, el ex presidente peruano que había respaldado los planes para construir las 20 represas, se disparó en la cabeza en abril de 2019 cuando la policía llegó a su casa en Lima para arrestarlo).

El esquema de corrupción, que involucra cientos de millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos en América Latina, parece haber frenado el progreso en ambas represas por ahora. Además, una visita a Perú en 2016 de Robert F. Kennedy Jr., presidente de Waterkeeper Alliance, arrojó noticias positivas. Kennedy, quien pasó cuatro meses en Perú en su juventud, se reunió con el ministro de Medio Ambiente y el ministro de Energía y Minería, instándolos a reconsiderar las represas. Unos días después, el gobierno anunció que las grandes represas en la selva "no estaban en la agenda".

Aún así, Bruno no se arriesga. Sabe que los proyectos de la represa podrían avanzar en cualquier momento y señala que las garantías del gobierno se hicieron en un comunicado a los medios de comunicación sin ninguna declaración oficial de moratoria. Una de sus estrategias legales es probar que los permisos ambientales de las represas Veracruz y Chadin II están vencidos. En el caso de Veracruz, que incluiría un muro de 525 pies a través de un cañón prístino, el desarrollador afirma que la construcción está completa en un 0.2 por ciento. (Los permisos ambientales no se pueden suspender una vez que un proyecto está en marcha). Pero Bruno no ha visto evidencia de actividad de construcción y ha presentado una solicitud al Ministerio de Energía de Perú para obtener más detalles.

Obligar a las empresas a someterse a una nueva revisión ambiental arrojaría luz sobre las amenazas al corredor del río y el paisaje circundante, así como las necesidades energéticas reales de la nación. Bruno y otros se muestran escépticos de que las represas sean fundamentales para el futuro del país. De hecho, algunos informes sugieren que la energía recién generada probablemente se venda a Brasil o alimente más minas de oro y cobre que ya están causando estragos en el medio ambiente alrededor del río Marañón y en otros lugares.

“Si tiene cinco o seis represas, o 20 represas, el impacto ambiental no se puede analizar de forma aislada. Pedimos al gobierno que anule los contratos de concesión. Es fundamental que el destino del Marañón se eleve al nivel de un diálogo nacional ”.

De alguna manera, parece que toda la vida profesional de Bruno lo ha llevado al frente de la batalla del río Marañón. Durante los últimos 15 años, ha trabajado para la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, una de las organizaciones ambientales sin fines de lucro más influyentes del país; en 2006, el grupo ganó el premio de la Fundación MacArthur para instituciones creativas y eficaces. Además de su título de abogado, Bruno tiene una maestría en liderazgo en conservación de la Universidad de Cambridge en Inglaterra, donde conoció a su esposa, Christel Scheske, una científica en conservación.

Sin embargo, durante un tiempo, al final de su adolescencia, Bruno vaciló sobre su futuro. A los 16 años, era el tenista mejor clasificado en su categoría de edad en Perú y entre los 10 primeros en América del Sur. Una vida jugando al tenis en el escenario internacional lo llamaba.

“Pero luego comencé a viajar a la montaña con mis amigos y comencé a apreciar lo que Lima y las afueras de Lima tenían para ofrecer”, dice Bruno, que ahora tiene 37 años. “En dos horas ya estás en la montaña, y en cuatro horas estás en la parte alta del Amazonas. Me di cuenta de que todavía no quería irme de Perú ”.

Ese viaje era novedoso en aquellos días. De niño, Bruno recuerda haber escuchado explosiones a lo lejos en Lima, cuando el temido grupo rebelde conocido como Sendero Luminoso incursionaba en la ciudad. Como resultado de la violencia, viajar era casi imposible.

“No tenías la opción de explorar el país, porque te podían emboscar y secuestrar”, dice, y agrega que para cuando él era un adolescente, el gobierno había reprimido al grupo rebelde y viajar se había vuelto mucho más seguro. .

Cuando Bruno comenzaba la universidad en Lima, también se apasionó por el surf, una actividad que profundizó su amor por el mar. Algunas de las mejores olas del hemisferio occidental se pueden encontrar a lo largo de la costa de Perú. Cuando era joven, a menudo había hecho surf en el Océano Pacífico con su familia, y a los 17 comenzó a usar una tabla de surf. Unos años más tarde, estaba montando olas de más de 15 pies de altura, una experiencia que luego inspiraría una de sus campañas legales emblemáticas.

Fue durante la facultad de derecho que Bruno decidió dedicarse a la protección de los paisajes naturales y comenzó a trabajar para la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental. Después de graduarse, ocupó un puesto de tiempo completo en la sociedad.

Hoy, dirige el programa de la sociedad Conservamos por Naturaleza. También dirige la iniciativa de gobernanza marina de la organización. A lo largo de los años, ha trabajado en numerosos proyectos, desde limpieza de playas y campañas de reforestación hasta una reciente prohibición de plásticos de un solo uso. Se ha asociado con comunidades indígenas para proteger la tierra, ha colaborado con desarrolladores de videojuegos para introducir temas de conservación en los juegos y ha trabajado con empresas como Patagonia en campañas ambientales.

El director ejecutivo de la sociedad, Pedro Solano, atribuye la eficacia de Bruno, en parte, a su capacidad para conectarse con la gente.

Bruno surfeando en la playa de La Herradura, un pasatiempo que profundizó su conexión con el mar y lo llevó a involucrarse en la protección de las olas.

“Es empático”, dice Solano, quien ha viajado por el país con Bruno. “Escucha a la gente y trata de entender su punto de vista. Cuando visita un lugar remoto y habla con un niño o un anciano, la próxima vez que Bruno los ve, se acercan y le dan un gran abrazo ”.

Y sí, ha ayudado a salvar las olas o "rompientes de surf", cuya forma y tamaño pueden ser alterados por infraestructura como muelles y plataformas petrolíferas. En 2000, Perú fue el primer país del mundo en aprobar una ley que preserva las olas amadas por los surfistas, después de que una de esas olas fuera arruinada por una nueva construcción. En los últimos años, Bruno ha trabajado con el gobierno para elaborar reglamentos en apoyo de la ley. Hasta ahora, casi tres docenas de lugares para surfear han ganado protección legal. El año pasado, Bruno, que es un nuevo padre, de alguna manera encontró tiempo para dirigir una película, “A la Mar”, sobre la iniciativa.

Pero asegurar que el río Marañón siga fluyendo libremente podría ser su mayor desafío. Bruno estaba familiarizado con el área del río en la selva, cerca de donde desemboca en el río Amazonas, pero no había visto las vastas extensiones que serpentean a través del bosque seco montañoso. Luego conoció a Ben Webb, un guía australiano de aguas bravas que había caído bajo el hechizo del Marañón en un viaje en kayak, y estaba decidido a detener las presas. Ben realiza rafting-tours en el río a través de Marañón Experience, una empresa que formó con Luigi Marmanillo Cateriano. Los viajes comienzan después de que termina la temporada de lluvias en mayo e introducen tanto a los peruanos como a los turistas internacionales en el Marañón, que incluye decenas de rápidos de Clase III y IV (en una escala de uno a seis).

“Ben era una especie de hippie, con su mochila y cabello largo, y llegó a nuestra oficina y dijo: 'Entonces tenemos que salvar el Marañón'”, recuerda Bruno, señalando que la reunión tuvo lugar antes de que el escándalo de corrupción se debilitara. Odebrecht. “Y le dije, 'Ben, esta es una de las empresas más poderosas de América Latina. No es probable que ganemos esta batalla '”.

Eso fue en 2014. Dos años después Río Marañón Waterkeeper nació, bajo los auspicios de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, con Bruno a la cabeza y Ben como coordinador internacional. Luigi Cateriano se convirtió en coordinador nacional.

En julio pasado, uno de los viajes de rafting guiados de Ben y Luigi incluyó a un activista alemán que está trabajando para detener la construcción de nuevas presas en todo el mundo, y un cineasta estadounidense que prepara un documental sobre el río Marañón. Waterkeeper para la televisión pública. Después de horas de rafting, el grupo instaló carpas en una playa de arena, mientras Ben y Luigi cocinaban camarones a la parrilla y servían "chilcanos", cócteles hechos con brandy peruano "Pisco", ginger ale y lima. Se reunió madera flotante para una gran fogata y una luna brillante iluminó el río.

“Llegas al Marañón y tu perspectiva cambia”, dice Bruno, con sus facciones cinceladas y su barba desaliñada iluminada por el fuego.

Bruno y Ben apoyaron la producción de un documental anterior sobre el papel del Marañón en el Amazonas y las presas que podrían socavarlo. Llamada "Confluir" ("Come Together"), la película, estrenada a principios de 2018, presenta a un grupo de aventureros estadounidenses que corrieron algunos de los rápidos más grandes del río en la década de 1970 en kayak y canoa. Alterna entre imágenes granuladas de esa expedición y el video actual filmado durante un viaje de rafting de un mes en el Marañón con un grupo internacional de científicos investigadores y entusiastas del río.

Río Marañón Waterkeeper ha proyectado “Confluir” en varios festivales de cine y la ha mostrado a una docena de comunidades a lo largo del río. Una de esas ciudades es Lonya Grande, un puesto de avanzada con calles llenas de baches y gallos errantes donde muchos residentes trabajan en las fincas cafeteras locales. Hace unos años, los desarrolladores de la represa de Veracruz habían hecho una presentación allí en la que habían minimizado las consecuencias ambientales e impresionado a los residentes con la promesa de empleos.

El verano pasado, Ben llevó a la gente del pueblo a hacer rafting en el río de forma gratuita. Para algunos, era la primera vez que estaban en el Marañón. Luego, después de la proyección de “Confluir” y los conmovedores comentarios de Bruno, los miembros del público estallaron en aplausos y se comprometieron a proteger el Marañón.

“Lonya Grande era un pueblo que estaba a favor de la represa”, dice Bruno, “pero no hay forma de que vuelvan a decir que sí a la represa”.

Bruno continúa explorando opciones legales, y una subvención de la Fundación Gordon y Betty Moore permitió a Marañón River Waterkeeper contratar un abogado a tiempo completo en agosto. Además, el grupo está comprando terrenos para crear reservas privadas y establecer servidumbres de conservación, además de llamar la atención sobre los petroglifos y pinturas rupestres que se inundarían y que, insiste Bruno, deben estar protegidos por la ley. Bruno también está argumentando que el gobierno peruano debe considerar el impacto colectivo de todas las propuestas de represas en lugar de sopesarlas individualmente.

“Si tiene cinco o seis represas, o 20 represas, el impacto ambiental no se puede analizar de forma aislada”, explica Bruno. “Estamos pidiendo al gobierno que anule los contratos de concesión. Es fundamental que el destino del Marañón se eleve al nivel de un diálogo nacional ”.

“Pero”, agrega, “aunque la decisión del gobierno sea que este río debe ser sacrificado para tener energía, seguiremos luchando por el Marañón”.

Kayakista en el río Marañón.
El río Marañón. Foto de Walter Wust.

Lisa W. Foderaro fue reportera de The New York Times durante más de 30 años y también ha escrito para National Geographic, Audubon Magazine y Adirondack Life.

[limitado. tiempo]
[limitado. tiempo]