Las represas planeadas en Perú desplazarían a 1,000 y "decapitarían" la Amazonía - Waterkeeper

Las represas planeadas en Perú desplazarían a 1,000 y "decapitarían" la Amazonía

Por: Ellen Simon

Fotos de Ben Webb

Se planean veinte represas hidroeléctricas para el río Marañón de Perú, el principal afluente del Amazonas; dos han sido aprobados. Son presas que el país, que tiene un excedente energético, no necesita. También son represas que dañarán no solo su entorno inmediato, sino el sistema fluvial más grande del mundo.  

"Al represarlo, esencialmente estás decapitando el Amazonas", dice Nathan K. Lujan, Gerstner Scholar en Bioinformática y Biología Computacional en el Museo Americano de Historia Natural. 

Las represas también destruirían una forma de vida.

Si se construyen las dos presas aprobadas, no habría río en más de 100 millas, solo dos embalses. Una de las dos represas aprobadas en el río, Chadin II, si se construye, inundaría las localidades de Mendán y Tupén Grande, desplazando a unas 1,000 personas. 

Pero el daño llegaría mucho más lejos, tanto río arriba como río abajo.

Los ríos son criaturas hambrientas. Cuando las presas les privan de sedimentos, los ríos los encuentran, erosionando sus cauces y sus riberas. Vivir río arriba de una presa conlleva el riesgo de ver su casa sumergida, mientras que vivir río abajo puede significar que su propiedad se convierta en un sumidero. Estas son las amenazas con las que luchan todos los días las personas que viven en el Marañón.

El valle del Marañón es un área amada por los lugareños y conocida en todo Perú como el escenario de una historia popular de fama nacional, "La Serpiente de Oro", de Ciro Alegría, que se basa en la vida en un pueblo ribereño. Esa historia es la razón por la que al Marañón se le conoce coloquialmente como "la serpiente de oro". El valle atrae a viajeros aventureros, que pueden visitar el Viajes de observación de aves de 21 días y viajes fluviales de una semana o más.

Como escribió el autor Jack Billings en Diario al aire libre sobre su viaje de rafting en 2018 a lo largo del Marañón, “Aunque había corrido ríos durante 42 años, incluidos nueve viajes por el Colorado en el Gran Cañón, nunca había enfrentado un desafío como este: una pendiente casi igual a la bifurcación media del Salmón, trenes de olas de cuatro pies, grandes vertidos, remolinos, jardines de rocas aparentemente interminables ".

Corrientes así se perderían si se construyeran las presas.

Si bien el contratista que construye las represas ha prometido trabajos a la población local, esos trabajos pueden tener un precio: la destrucción de sus hogares y granjas.

"Mientras avanzábamos río abajo, visualicé el impacto en este hermoso cañón si estuviera sumergido bajo cientos de pies de agua", Billings escribí. “Aunque el área parecía vacía, no lo estaba. Muchos arroyos laterales (quebradas) y ríos más pequeños se unieron al Marañón. En casi todas las convergencias con el río, un pequeño oasis verde señalaba donde un agricultor había desviado la quebrada para crear un área de siembra (chacra) para el cultivo de coca, plátanos, mangos, papayas, naranjas y pimientos. Estas chacras existen porque el río y sus arroyos laterales han formado una ribera ribereña con un ecosistema floreciente ”.

“Varios días después del viaje, acampamos río arriba del rápido Sanachgan y una chacra bien establecida”, escribió. “Mientras nos preparábamos para irnos, una pareja joven vino con su hija pequeña y su perro para despedirnos”. Si, como estaba planeado, se construye una presa allí, “su granja y su forma de vida serán destruidas”, escribió Billings.

El Marañón se forma en el lado oriental de los Andes peruanos, que fluye de la escorrentía glacial y el deshielo. El camino del río, a lo largo de lo que se conoce como el Gran Cañón del Perú, es un valle muy estrecho. 

“Ninguna de las evaluaciones de impacto ambiental ha mirado de manera sistémica al río”, dice Jorge Darwin Abad Cueva, director académico del Centro de Investigación y Educación de la Selva Amazónica. 

“Si tienes pueblos pequeños, más cerca de la presa río abajo, será un problema”, dice Abad Cueva. 

“Los ríos necesitan mantener la corriente de sedimentos río abajo. Cuando no hay suministro de sedimentos, el río intentará obtener, de algún otro lugar, todos los sedimentos que necesita. El lugar más fácil de erosionar es el lecho del río. Cuando se coloca una presa y se extrae el sedimento central, se alteran las condiciones aguas abajo ".

El cambio de sedimentos no solo provocará erosión. También podría alterar las tierras de cultivo río abajo que dependen del antiguo flujo de sedimentos y cambiar los niveles del río con el tiempo. 

Las casas y las granjas no son las únicas cosas en riesgo. El ritmo natural del río también se modificará, causando más dificultades para los ecosistemas nativos que dependen del rejuvenecimiento de las crecidas y la regeneración a través del reflujo de las épocas de aguas bajas. 

La industria pesquera que alimenta y da trabajo a miles de personas a lo largo del Marañón también está en riesgo. 

Al menos 23 especies de peces migratorios llaman hogar al Marañón, pero se sabe poco sobre sus rangos migratorios. Del mundo la migración de peces de agua dulce más larga también ocurre en estas aguas; el bagre gigante Dorado viaja 11,600 kilómetros desde los Andes hasta la desembocadura del Amazonas y luego de regreso. Las presas actúan como muros para los peces migratorios.

Además, Perú también podría perder pinturas rupestres antiguas, artefactos culturales insustituibles que estarían en peligro de inundación si se construyen las presas. 

Granjas verdes, pueblos bulliciosos, patrimonio antiguo, campos de fútbol, ​​la pesca como forma de vida: estas son las cosas que la gente local a lo largo del Marañón puede perder si se construyen las presas. Vale la pena preguntar quién ganaría y si esa ganancia valdría un precio tan elevado.

Ayuda Marañón Waterkeeper protege este tesoro insustituible. Regístrese para recibir actualizaciones por correo electrónico hoy. 

[limitado. tiempo]
[limitado. tiempo]